Turismo rural en La Alberca

Uno de los pueblos de toda España que mejor ha sabido cuidar y conservar sus tradiciones y su historia es La Alberca. No sólo costumbres vecinales, sino que ha mantenido la arquitectura de sus inicios, con resquicios de cada época y de cada ocupación que le ha tocado vivir. Se trata de una joya que fue el primer núcleo rural en ser declarado Conjunto Histórico-Artístico, un honor que le concedieron en 1940.

Se encuentra situada en el sur de la provincia de Salamanca, bajo el abrigo de la Sierra de Francia, lo que ocasionó que fuera un lugar a repoblar clave para mantener la frontera con Al-Ándalus. Cada pueblo que habitó esta zona dejó su sello, de forma que podemos encontrar pinturas rupestres prehistóricas en Las Batuecas, un ara romana y construcciones con ornamentación visigoda, románica y gótica.

La diferencia con otros pueblos es que su riqueza patrimonial no viene por tener iglesias, templos y monumentos históricos, que también, sino que cada plaza, cada calle y cada casa ya es un tesoro. Recorrer sus caminos te permitirá apreciar que la nueva arquitectura no ha logrado posar sus garras en los edificios de La Alberca, te sentirás como si vivieras en el pasado, en el medievo. Algunos expertos afirman que la localidad se dispone en torno a un plano judío, otros defienden la similitud con la medina árabe, y otros prefieren afirmar que el rastro histórico queda patente en cada paso y que lo que se ha formado es la perfecta cohesión entre esos estilos, además del cristiano.

La belleza de este recóndito lugar nunca pasa desapercibida, y hasta figuras de enorme fama y superior saber han elogiado las maravillas de este sitio. Algunas de estas cultas personas son Miguel de Unamuno, Joaquín Sorolla o Luis Buñuel, que quedaron prendados de la belleza incomparable de La Alberca.

Deje un comentario